CATALÀ    |   CASTELLANO
rojo
azul
verde
amarillo
negro

“CUANDO VIAJO SIEMPRE LLEVO EN EL MALETÍN UNA ALGARROBA DE MONT-ROIG.”

“El color rojo es el color de la ermita de la Roca, y el que da nombre al pueblo.”

“EN PARÍS VIVIA EN UNA DESORIENTACIÓN ABSOLUTA. EN MONT-ROIG ME VOLVIÓ LA PINTURA.”

“El azul es el cielo de Mont-roig.”

MONT-ROIG ME HA DADO LA FUERZA DE UN ÁRBOL.”


“El verde es el verde de los algarrobos.”


MONT-ROIG ES PARA MI COMO UNA RELIGIÓN.”


“El amarillo es la joya de Mont-roig, sus florecillas y las pequeñas plantas.”

“TODA MI OBRA ESTÁ CONCEBIDA EN .”



Textos Mironianos

JOAN MIRÓ: DEL PAL DE BALLARÍ A LA ESCALERA DE LA EVASIÓN

Del Pal de ballarí del cuadro “Terra Llaurada” (1923-1924) a “L’Escala de l’evasió” de “Pintura-poema (“Un estel acarona el pit d'una negra”)” (1938) hay una importante conexión / progresión mont-rogenca. Tanto el “Pal” como “la Escalera” tienen sus raíces, sus referentes en elementos del campo y aparejos de los payeses de Mont-roig


JOAN MIRÓ Y LOS PUEBLOS DEL PRIORAT Y EL BAIX CAMP

Salimos de Mont-roig hacia Colldejou, la Torre de Fontaubella y Falset. Este era el recorrido que en los años cincuenta y sesenta hacía Joan Miró para ir al Priorat, a Cornudella de Montsant, el pueblo de su padre. Francesc Solé Sedó (llamado “Romàtic”), que le hizo de chofer durante tantos años, explicaba: “Cuando venía a pasar las vacaciones a Mont-roig... lo iba a buscar y lo acompañaba... El no venía nunca que no visitase los pueblos de alrededor. Primero iba a la ermita. Pasaba un buen rato en los miradores...”.


REPRODUCCIÓN VS ORIGINAL

Walter Benjamín publicó en el año 1936 un artículo titulado “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”, donde reflexiona sobre el valor de la obra original en un tiempo en el que técnicamente se pueden conseguir reproducciones perfectas. La muestra más evidente es la fotografía y el cine. Benjamín explica...


PICASSO Y MIRÓ, G+G

Horta de Sant Joan (Terra Alta) y Mont-roig (Baix Camp), además de estar separados por pocos quilómetros, tienen en común las estancias que hicieron Picasso en el primero y Miró en el segundo.

Picasso residió en Horta de Sant Joan dos temporadas, en 1898 y en 1909. Era el pueblo de su amigo de la Escuela de Bellas Artes de la Llotja, Manuel Pallarés Grau. En el primer viaje, tenía 16 años y, con su amigo, se aislaron durante una temporada en una cueva, els Ports. Lejos de todo el mundo...


PORTABELLA Y MIRÓ

Estábamos, Miró y yo, arriba en la torre blanca de su Mas, contemplando toda la llanura de Mont-roig. Había ido para la preparación de una película sobre un tapiz que estaba haciendo con Josep Royo. Me explicaba con detalle cosas de aquella tierra, de Mont-roig. Le propuse que lo concretara en un texto, que me hiciese un guión para una próxima película. Al cabo de unos meses me llegaron...


MIRÓ Y LOS NÚMEROS

Por qué el “173”? Qué hace aquel número en aquella pared, cuando todo hace suponer que es inventado? Estoy refiriéndome al cuadro “Poble i Església de Mont-roig” (1919). Además, para avivar aún más la curiosidad, se puede constatar que este “173” está pintado fuera de medida, es excesivo. Atrae la mirada.

Georges Raillard en su libro Conversaciones con Miró menciona este “173” y le pregunta si las cifras le interesaban plásticamente. Miró le contesta que “no se trataba de un interés plástico. Era por las cifras mismas…


JOSEP ROYO/JOAN MIRÓ: LOS TAPICES

“Yo entré a trabajar en la Casa Aymat de Sant Cugat cuando tenía catorce años, el 1959. No era que estuviese interesado por los tapices, necesitaba trabajar y ganar dinero”. Josep Royo había nacido el 1945 en Barcelona. Su padre, un artesano que pintaba porcelanas y copas de vidrio, había muerto cuando su madre estaba embarazada de mellizos. El hermano de la madre...


EL “SOL DE PALMES” DE MIRÓ, Y...

El Centro Miró ha incorporado un nuevo elemento en su espacio expositivo, una reproducción del “sol de palmas” que tenía el pintor en su Taller. De la misma manera que hay un cántaro con unos bastones al lado de su “Autoretrato” (1919), como el que tenía a la entrada de su “Mas”, o aquellas pita, chumbera, olivo...


JOAQUIM GOMIS Y JOAN MIRÓ

La gran mayoría de las fotografías que conocemos sobre Joan Miró son de Joaquim Gomis i Francesc Català-Roca. Ambos eran amigos del pintor, no era fácil que dejase acercarse gente extraña cuando estaba trabajando, durante el proceso creativo. Las fotografíes de Mont-roig, de su taller, del Mas, de los campos cultivados de alrededor, en la playa... son de Joaquim Gomis...


MONT-ROIG EN LAS CARTAS DE JOAN MIRÓ

Se acaba de publicar el libro “Epistolari Català de Joan Miró (1911-1945)“, Editorial Barcino (2009), una recopilación de 488 cartas del pintor a amigos durante la primera parte de su vida. Si se tiene la paciencia de contarlas por orígenes, uno se encuentra con la grata sorpresa, (sorpresa?), que el grueso más importante está hecho desde Mont-roig. Exactamente son 163 cartas, luego viene París con 133 y Barcelona con 106. El resto, (86), son de diferentes lugares...


MIRÓ Y EL PESEBRE

Es conocido el interés de Joan Miró por las diferentes expresiones de la artesania popular... Sin ir más lejos, el Centre Miró ha incorporado, en los últimos años, dos objetos mironianos, como son el “sol de palmas” (el 2009) i la “cesta de pescado” de mimbre (el 2010). Y, desde el 2005 hay aquel caballito con guarniciones de albardero al lado de la reproducción del cuadro “Cavall, pipa i flor vermella” (1920), donde hay uno encima de una consola isabelina. Aquellos “sol de palmas” i la “cesta de pescado” son elementos que el artista tenia, tanto en el mas de Mont-roig, como en su taller de Palma de Mallorca...


RAIMON, MIRÓ Y MONT-ROIG

“Sí, tal como dices, D’un roig recuerda fonéticamente a Mont-roig. Hice la canción el 1968, la hice porqué lo había conocido, sabia las cosas que hacía... le debía una canción. A Joan Miró es como un trazo, tan solo tiene dos acordes. Su inicio, D’un roig encès (De un rojo encendido), quiere describir su energía. Este roig (rojo) era tanto un elemento plástico como político. La canción acababa con “...


LOS TALLERES DE MIRÓ... MONT-ROIG I PALMA DE MALLORCA

“Sueño con un gran taller” titulaba Joan Miró el texto que publicó en la revista “XXe siècle” núm. 2, del 1 de mayo de 1938. Desde París escribe: “Trabajo mucho, paso la mayor parte del tiempo en España, donde puedo concentrarme mejor en el trabajo. En Barcelona, trabajo en la habitación donde nací. En España, donde iba a menudo, nunca tuve un verdadero estudio... Mi sueño, tan pronto como me establezca allá donde pueda, es tener un taller bien grande, no por aquello de la iluminación, la luz del norte, etc., que me es indiferente, sino para tener sitio, muchas telas, porqué como más trabajo, más ganas tengo de trabajar. Quisiera probar la escultura, la cerámica... Intentar también superar, en la medida de lo posible, la pintura...”.